Al fin, Menotti recibe la distinción que merece

Fue campeón con la Selección Argentina, el Barcelona y Huracán. Inventó una línea futbolística que inspiró a otras posteriores. Dirigió a Newell’s y a su amado Rosario Central. Fue compañero de Pelé y entrenó a Maradona. Tamaño currículum no había recibido todavía el merecido homenaje por parte del Concejo Municipal de su ciudad, y este miércoles se corregirá el error. César Luis Menotti será declarado (al fin) deportista y director técnico distinguido de Rosario.
La iniciativa partió por parte del más Canalla y futbolero dentro del Palacio Vasallo, Aldo Pedro Poy. Pero eso es lo de menos. El “Flaco” de Fisherton, nacido el 22 de octubre de 1938, recibirá un reconocimiento más. Aunque seguramente no lo tomará así. Los tipos como Menotti, amantes de su ciudad, presentan dificultades para ocultar la emoción cuando la situación lo amerita.
El primer DT campeón del mundo con la Selección Argentina abandonará por un instante el perfil bajo que mantiene desde hace un tiempo y se hará presente desde las 11 en el recinto del Concejo Municipal. Seguramente habrá tiempo para recordar su amor por el Canalla, la admiración por su ex compañero Pelé, el paso por el banco de Newell’s junto al “Gitano” Juárez, el Huracán campeón, la selección del 78, los pibes del 79, y más. Mucho más. Cuando Menotti habla de fútbol la cita puede volverse eterna. Y está bien.
En sus últimas apariciones públicas, el mítico entrenador se mostró crítico del seleccionado argentino que dirige Bauza. “No puedo entender a qué juega”, remarcó. Dijo que su principal preocupación en ese sentido es el funcionamiento del equipo, aunque opinó que seguramente se obtendrá la clasificación a Rusia 2018.
El concejal Poy, autor del proyecto de reconocimiento, opinó que “desde el punto de vista táctico (Menotti) se ha destacado por favorecer un fútbol técnico, estético y de posesión, en el que el juego colectivo y de ataque, y el buen trato del balón son elementos centrales favoreciendo un estilo pragmático, directo y con énfasis en la contención del adversario”.