CABA: Ramal cuestionó la aprobación del Presupuesto 2017

Se aprobó en la Legislatura porteña, el Presupuesto 2017. Por su parte, Marcelo Ramal, legislador del Frente de Izquierda, denunció que es un “presupuesto de ajuste, tarifazos y endeudamiento».

El mismo proyecta una inflación ficticia del 17%, que servirá de vara para los gastos sociales, sanitarios o educativos. Pero mientras tanto, el ABL crecerá hasta el 38%. “Esta confiscación afecta a una mayoría de vecinos y trabajadores que tienen vivienda única o alquilan,  y por lo tanto no lucran con la valorización inmobiliaria”, aseguró Ramal.

Por otra parte, el legislador agregó: “Los mayores ingresos tendrán que dar cuenta de la creciente carga que implica el aumento de la deuda externa de la Ciudad. Si el dólar llega a los 20 pesos, el peso de la amortización e intereses de deuda sobre el presupuesto llegará al 10% en los próximos años”.  El diputado del FIT señaló que “hay que denunciar lo que el presupuesto no dice, a saber, la venta de tierras públicas por más de 1000 millones de dólares, y cuya recaudación irá a las cajas paralelas del Estado, como la Corporación del Sur o la recientemente creada Agencia de Bienes”.

“Las migajas de estas privatizaciones irá a pagar una cosmética y dudosa urbanización de villas, que está sirviendo de coartada para un remate de la Ciudad”, sentenció, y afirmó que “esta privatización se ha ejecutado a través de una verdadera coalición móvil entre el PRO y una oposición complaciente, donde los partidarios de Lousteau, los kirchneristas y otros bloques se turnan para facilitarle al PRO los votos necesarios”.

Ramal denunció que “para servir al capital financiero, el Gobierno continuará ajustando a la educación, en una ciudad donde faltan 11.000 vacantes y son necesarias la construcción de al menos 30 escuelas en el sur de la Ciudad, como lo viene planteando la izquierda”.

En su rechazo al presupuesto, Ramal señaló que “el programa de la izquierda es terminar con los tarifazos, con el remate de la Ciudad y con su hipotecamiento al capital financiero.  Es necesario asegurar una urbanización de villas sin extorsiones;  la construcción de escuelas y la reconstrucción del hospital público.  Quien debe ser gravado no es el vecino trabajador, sino el gran capital financiero, comercial e inmobiliario”.