Diputado Asseff “Ante la violencia de la Resistencia Ancestral Mapuche no se puede permanecer indiferente, se debe actuar”

El Diputado Nacional Alberto Asseff del bloque Juntos por el Cambio (JxC) y presidente del Partido UNIR, junto a los Diputados Cristian Ritondo; Omar De Marchi; Alfredo Schiavoni; Aida Ayala; Gonzalo del Cerro; Pablo Torello; Gerardo Cipolini; Javier Campos; Estela Regidor; Marìa Luján Rey; Alicia Fregonese; Lidia Ascarate; Jorge Vara; Hernán Berisso; Martin Medina; Monica Frade; Virginia Cornejo; Jorge Enríquez; Julio Sahad; Eduardo Caceres; Héctor Stefani; Alvaro González; Carmen Polledo  y Carla Piccolomini expresan rechazo e indignación por el intento de secuestro que sufrió el Sr. Bruno Pogliano, intendente de la localidad de El Bolsón, provincia de Rio Negro, por parte de un grupo violento que, bajo el argumento de revindicar derechos ancestrales, sólo cometen delitos y ponen en riesgo a la soberanía nacional.

Asimismo, el titular del Partido UNIR instar a las autoridades ejecutivas el cumplimiento fiel y efectivo de las normativas sobre pueblos originarios, entendiendo que las acciones de estas personas son lisa y llanamente delitos contra la propiedad, la seguridad pública y demás tipos penales.

El Diputado de JxC “lamenta que los hechos en nuestra Patagonia cada vez son más graves y violentos, pues lamentablemente el país está siendo víctima de un grupo terrorista que, bajo la excusa de reivindicar derechos nativos, indígenas y sociales, acuden a la utilización de la violencia para imponer sus presuntas ideas y objetivos materiales”. Asseff explica que “la Resistencia Ancestral Mapuche es un grupo radicalizado, liderado por Facundo Jones Huala- hoy detenido en Chile – y que cree en la lucha armada como medio para reclamar por las tierras. Es inadmisible pensar que en un Estado de Derecho exista un grupo radicalizado que utiliza la violencia sometiendo a toda una población y gobiernos democráticos para hacer ‘respetar’ sus alegados y no probados derechos”.

“Ante este brote violento todo debe hacerse, menos mantenerse pasivo o contemplativo, porque la indulgencia o – peor – la indiferencia costará muy caro a los intereses permanentes del país”. Finaliza Asseff.

A %d blogueros les gusta esto: