«El fraude por YPF es mayor que los Cuadernos»

La ex senadora de la Nacion, María Eugenia Estenssoro, consideró que llega demasiado tarde la denuncia del Gobierno ante la Justicia de Estados Unidos por la "fraudulenta" venta del 25% de las acciones de la petrolera YPF -en el marco del juicio iniciado por un fondo buitre que pretende cobrar u$s 3.000 millones por la "expropiación" de la principal compañía argentina- .

En diálogo con Cadena 3, la ex legisladora señaló que "esta carta se tendría que haber usado hace tres años" por el procurador de la Nación y los abogados de YPF para que "haya una investigación fuerte que dispare las alarmas en Estados Unidos y se dieran cuenta de que no se trata de una estatización de acciones -que es lo que reclaman las empresas Petersen-, sino que son empresas fantasmas creadas por el grupo Eskenazi para quedarse con la mayor petrolera del país sin poner plata".

"Es un fraude escandaloso que sigue impune en Argentina y todo demuestra que vamos a tener que pagar 3 mil millones de dólares a un grupo empresario que tendría que estar en la cárcel", lamentó.

Según explicó Estenssoro, "se trató de una maniobra fraudulenta para que los amigos y testaferros (de los Kirchner) compraran YPF".

"Este fraude es mucho mayor que el de los Cuadernos", remarcó.

"En el año 2008, el Gobierno de Cristina Kirchner refrendó un acuerdo entre Repsol -que era accionista de casi el 100% de YPF- y el grupo Petersen de la familia Eskenazi, dueños del banco de Santa Cruz. Néstor Kirchner ideó esta maniobra para reestatizar YPF y que Eskenazi comprara el 25% sin poner plata", recordó.

"El tema es que los Eskenazi adquirieron el 25% de YPF con 3.500 millones de dólares, cuya mitad se lo prestó Repsol y un consorcio de bancos internacionales. Acordaron que iban a retirar el 90% de las ganancias de la empresa y de años anteriores", agregó.

Y recapituló: "Fue una maniobra fraudulenta porque no Enrique y Sebastián Eskenazi no tenían ninguna experiencia en petróleo ni dinero, y así fue como compraron YPF".

Estenssoro, señaló que cuando Cristina Fernández decide estatizar YPF, Axel Kicillof va al Senado y "hablando de manera soberbia dice que no íbamos a pagar ni un peso por YPF y que los españoles nos iban a indemnizar a nosotros y no fue así".

"Las empresas Petersen entran en quiebra en España y este fondo inglés (Burford) compra la quiebra para litigar en Estados Unidos contra YPF y el Estado argentino y el Gobierno de 2016 en adelante tiene que hacerse cargo de esta nueva deuda", contextualizó.

"Ahora las empresas Petersen en la quiebra piden 3 mil millones de dólares adicionales por su parte y hasta ahora Argentina dijo que el juicio debería hacerse en Argentina y no en Nueva York donde cotizan las acciones de YPF, pero la Justicia americana en tres instancias dijo que no que la jurisdicción es esa", manifestó.

En este marco consideró que la nueva denuncia del Gobierno nacional que sostiene que el grupo Eskenazi adquirió de manera fraudulenta YPF "llega tarde porque debería haberse hecho desde el día uno".

"El Gobierno argentino se tendría que haber presentado como un querellante muy activo en la causa donde este fraude se denunció desde 2008, que están dormidas en el juzgado de Ariel Lijo", evaluó.

"En los tribunales acá no pasa nada y el Gobierno no hizo nada significativo como se hizo en las denuncias de fraude en la obra pública, por eso es demasiado tarde", cuestionó.