Fin de ciclo de la CAME Macrista

Así como el gobierno Mauricio Macri se despide luego de haber caído derrotado en primera vuelta luego de una gestión, que los números marcan como desastrosa y que derivó en la actual crisis, CAME, la gremial empresaria otrora más importante del universo pyme, también tuvo su debacle amarilla.

Es que el gobierno de Mauricio Macri, en el cuál cerraron más pymes que en ninguna otra época, no pudo haber perpetrado esta ‘masacre’ de pymes, sin la complicidad militante de la dirigencia macrista de CAME, encarnada en José Bereciartúa, un funcionario macrista imputando en varias causas por malversación de fondos.

CAME se caracterizó por plantarse frente a todos los gobiernos que destruyeron a las pymes. CAME dio fuertes peleas contra las políticas de Martínez de Hoz y Cavallo, muy similares a las del macrismo.
Y frente al desastre perpetrado por el macrismo, CAME sólo tuvo elogios para Macri, Dujovne, Sica y todo el equipo económico, a quienes recibió reiteradamente en la sede de la central gremial empresaria.

Bajo la conducción política del funcionario macrista José Bereciartúa, que si bien reviste el cargo de Secretario General es que “pintó de amarillo” a CAME, la entidad nada dijo frente a los tarifazos, la apertura indiscriminada de importaciones, la tasa desquiciada y la caída brutal del consumo.

Bereciartúa se hizo nombrar por Macri como interventor de OSDEPYM, cargo del que fue ejectado luego de múltiples denuncias y allanamientos por corrupción y en CAME no dejó error por cometer: echó a Vicente Lourenzo que sabe más de pymes que los improvisados que nombró él, desplazó a Elías Soso de la vicepresidencia 1º, un dirigente querido y capaz, a Raúl Robín, que construyó toda la estructura de economías regionales, a dirigentes de excelencia como Rodolfo Trípodi, Edgardo Gambaro, Sandra Nicolás, Eduardo Regondi, Persiguieron y separaron a Mauro González, joven dirigente que había recorrido todo el país y acumulado una gran experiencia. Todo aquel que expresara objeciones a las políticas macristas acerca de las pymes, fue perseguido y echado.

Bereciartúa manejó a las entidades con manu militari, a fuerza de látigo y chequera. Es que los fondos de INACAP, unos fondos millonarios, provenientes de los aportes patronales por cada empleado de comercio, que en realidad deberían usarse para capacitación, Bereciartúa los usó a su antojo y se los liberaba a las entidades en la medida que besaran su anillo y se pintaran de amarillo como él.

Bereciartúa gastó millones y millones de pesos en publicidad y pauta, para blindarse frente a las graves acusaciones que fue recibiendo de corrupción y abuso sexual entre otras. A la vez intentó construir imagen pública de exitoso dirigente que la realidad se encargó de hacer pedazos.
Desde CAME salieron millones para abogados para quedarse con OSDEPYM, pero producto de las múltiples causas de corrupción , Bereciartúa tuvo que salir por la puerta de atrás y abandonar la intervención y sabe que después del 10 de diciembre se termina la protección de Comodoro PRO y lo espera la realidad.