Impuesto a las Ganancias: maratónica sesión con final incierto

La Cámara de Diputados se dispone a tratar el proyecto de reforma del impuesto a las Ganancias, en una votación con final incierto donde los números no favorecen a ningún bloque político.

La sesión especial –que se estima podrá durar las 20 horas- en primer lugar tratará la declaración de la Emergencia Social, que fue acordada entre el Gobierno y los movimientos sociales y cuenta con amplio respaldo político.

Luego será la discusión por Ganancias, donde el dictamen de mayoría es de Cambiemos, pero en esta oportunidad el oficialismo no contará con el respaldo de los bloques de Sergio Massa y Diego Bossio, que durante todo el año asumieron el rol de “oposición responsable”.

Si la iniciativa de Cambiemos fracasa, la Cámara deberá votar la del FpV, elaborada por el ex ministro de Economía Axel Kicillof, quien en las últimas horas emprendió diálogo con otros bloques para intentar acercar posiciones.

Como un efecto dominó, si el dictamen del FpV también cae, seguirá en tratamiento el del Frente Renovador, el bloque Justicialista y el progresismo, que tampoco conseguiría la cantidad de votos necesaria, lo mismo que el cuarto y último dictamen, del Frente de Izquierda.

En ese marco, un escenario posible -que no desagrada al Gobierno- es que ninguna de las propuestas en juego termine avanzando, por lo que quedarían para una próxima sesión.

Fuentes del massismo aseguraron que Cambiemos cortó todo intento de negociación y que incluso especulaba con que no saliera ningún proyecto. “Nosotros defendemos nuestro dictamen”, ratificaron.

En la votación será clave la postura de los diputados que responden a los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti; de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala; de San Luis, Alberto Rodríguez Saá; y de Chubut, Mario Das Neves.

Por estas horas, uno de los puntos que más dificultaba un acuerdo entre los distintos sectores del peronismo era el método de actualización del impuesto: mientras que el dictamen de Bossio pone como variable de ajuste el Salario Mínimo, Vital y Móvil, el de Kicillof plantea un corte en el listado del SIPA para que tribute Ganancias el 10% de los trabajadores.

Por el contrario, en el kirchnerismo reconocían no tener demasiadas diferencias con los bloques de Massa y Bossio en torno al mínimo no imponible: el bloque Justicialista pretende elevarlo un 21% -en lugar del 15%-, en sintonía con la inflación estimada para 2017.

Con la iniciativa oficial, un soltero sin hijos tributaría desde los 21.712 pesos netos, y un casado con dos hijos menores, desde los 25.231 pesos, con alícuotas que van del 5% al 35%. Además, se podrían deducir los alquileres -hasta un 40%- y los viáticos, y se actualizan un 50% los parámetros del monotributo.

El Gobierno prevé compensar parte de la modificación en Ganancias con un impuesto a las máquinas tragamonedas y a las apuestas, con los que espera recaudar alrededor de 6.000 millones de pesos. Tanto los empresarios como el gremio que los nuclea, comenzó un paro por tiempo indeterminado en procura de rever la situación.