Juan Justino Micheletti cuenta el medio siglo de la Legislatura

Juan Justino Micheletti es periodista parlamentario y en 2015 la Legislatura de Santa Fe presentó su libro titulado “La Legislatura de medio siglo”, donde repasa 50 años de su trayectoria periodística profesional en el legislativo santafesino.

Micheletti, al medio con el expresidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Luis Rubeo, y gremialistas de APEL

El extenso currículum de Juan Micheletti abarca su desempeño como redactor y corresponsal de medios gráficos, ex-Cronista y Libretista de medios orales y además trabajó como corresponsal de agencias noticiosas. En Televisión fue Jefe de Noticiero y ex Director de Prensa del Senado de la Provincia de Santa Fe. Por último, es miembro fundador de la Asociación del Personal Legislativo (APEL) de Santa Fe, entidad que estuvo presente en el acto realizado a iniciativa del por entonces titular de la Cámara de diputados, Luis Rubeo, quien además dispuso la edición del libro de Micheletti.

En declaraciones a la Agencia Legislativa, Micheletti contó cómo recuerda la primera vez que ingresó a la Legislatura: “Cuando ingresé al periodismo parlamentario, ya era personal legislativo, dado que mi incorporación al Senado  Provincial data de comienzos de la década del ‘50 y ya estaba aleccionado de su dinámica estructural, iniciándome en esas funciones a instancias del corresponsal de un prestigioso órgano gráfico rosarino que me sirvió para comienzo de una tarea que me atrapó durante los años sucesivos en la alternancia con otros medios”.

“Convivir en ese comienzo con miembros de distinta personalidad sirvió para afianzarme en ese escenario que producía alternativas cambiantes, por sus protagonistas. Mencionar aquellos personajes que con elocuencia verbal debatían los temas de las reuniones y cuyo comportamiento se acentuaba en las pausas o en el intercambio de voces que podría concluir finalmente en desorden fue el escenario intermitente de aquellos cuerpos colegiados que participaban con posturas definidas”, recordó.

Agencia Legislativa: Cómo surgió la idea de este libro? Sabemos que el Rubeo lo presentó en la legislatura ¿cómo llegó a su interés esta obra?

Juan Micheletti: La idea de transmitir esa experiencia  a un libro se debió fundamentalmente al material que fui conservando y que podía difundir, pues incluía documentos de la segunda mitad del siglo, con la influencia de quienes, erguidos, o de personalidad, eléctrica, altivos o con mirada fija, relataban el reglamento memorioso a veces ignorado. La publicación contiene además la etapa previa de mi aggiornamiento, desde el mitin que congregó Juan Domingo Perón durante su iniciada campaña electoral, incluyendo la muerte del Gobernador electo de Santa Fe, y lo que transcurría en el mundo, antes de entrar a esa etapa que transcurrió gravitante.

Perón había renunciado, después de los sucesos de octubre, el 11 de diciembre de 1945, llegando en campaña, a Santa Fe en enero del año siguiente, tal como lo describo, absteniéndome de analizar los gobiernos que se sucedieron y solamente lo que refiere al Poder Legislativo. Recordemos que durante el medio siglo siguiente el peronismo ya se había incorporado a esas lides, haciéndolo tras el quiebre institucional el desarrollismo (Sylvestre Begnis-Cuello), posteriormente el justicialismo (Vernet-Martinez), el radicalismo (Tessio-Malaponte) y nuevamente el justicialismo (Reutemann-Robles) y (Obeid-Bielsa) con las etapas que enmudeció la casa de las leyes por fuerza mayor. La modalidad impulsada por cada uno, se vio reflejada en sus miembros, incorporándose quienes portaban camperas, desprejuiciando la rigurosa corbata habitual de otras épocas. Todo aquello suponía un comportamiento enrevesado con los que poseían oficio, lo que no se advirtió en los hechos, manteniéndose cada cual en su rol.

El libro lo edité con algunos ahorros y con pocos ejemplares, dejando uno de ellos en la Secretaría Privada de la Cámara de Diputados, recibiendo luego la noticia que su presidente Luis Rubeo (hijo), había dispuesto editar nuevos ejemplares ocasionándome, alegría,  sorpresa y gratitud.

AL: Cómo era la actividad del periodista parlamentario en los años en que Ud. se desempeñaba en la legislatura teniendo en cuenta que no existían herramientas de la tecnología actual?

JM: Por entonces, la actividad del periodista parlamentario era la de reflejar lo que por entonces pasaba y conforme a su óptica de lo que sucedía de acuerdo al espacio que le otorgaban, realizándola  en forma oral a través de teléfonos o de textos, si representabas a un medio gráfico. En cuanto al trato con los protagonistas era generalmente cordial aportando alguno el guiño de un tema interno que luego divulgábamos como “trascendido”.

AL: Y cómo era el trato con los legisladores? ¿nota que fue cambiando la relación con los periodistas?

JM: No creo. La  formalidad en el  trato y la relación se logra según la calidad del intercambio, y en ello tienen mucho que ver las formas que se utilizan para el diálogo.

AL: Qué cambios importantes puede encontrar entre esa legislatura que usted conoció y la actual? En cuanto a sus protagonistas y el debate parlamentario

JM: Me resulta distante especificar los cambios que introdujo la nueva tecnología, teniendo en cuenta que ello ha sido para simplificar la tarea, descontando que todo son aportes en beneficio del destinatario quienes son los que consumen las noticias. El periodista para ello debe merecer la decisión de recepcionar lo que le entrega el escenario y sus integrantes.

AL: Qué anécdotas nos puede mencionar de esos años?

JM: En cuanto a anécdotas, algunas están reflejadas en las misceláneas que el libro contiene, fundamentalmente aquella que refiere a “El día de los machetes” cuyo texto alude al episodio que protagonizara la policía en ocasión de tratar la cobertura del jefe de la repartición en ocasión de vacancia. Fue una jornada tensa de ribetes sensacionales. Por un lado, los que defendían la carrera policial, habían cercado el edificio con los legisladores adentro del P.L., la otra tendencia dividía la votación. El clima que sobrevivía producía un incierto final en cuento a la decisión de los efectivos con armas en la mano amenazando con ingresar. Finalmente se logró una fórmula de transacción que logró satisfacer a los legisladores y personal de rehén cuando ya asomaba el final del día, declinando ambos sectores la postura. Fue un episodio histórico sobre validez republicana.

AL: Cómo se vivieron los años de los gobiernos militares? ¿Estuvo cerrada la legislatura?

JM: Si, como en todo el país enmudeciendo a una actividad de verdadero protagonismo en la vida cívica, adscribiéndose a todo el personal en dependencias públicas. En ese ámbito el castigo alcanzó a todos.

AL: ¿Qué imagen cree que tienen tanto la legislatura como el Congreso de la Nación, desde su perspectiva?

JM: El parlamento es la institución democrática que controla al Poder Ejecutivo y por lo tanto la herramienta precisa para la existencia de un verdadero equilibrio. Muchas leyes históricas fueron logradas por su vigencia, entre ellas la del voto femenino (13010), en defensa de la ciudadanía argentina. Allí se exponen los grandes temas de la nación y en su medio, las legislaturas de provincia aquello de Cicerón “dubitando ad veritateri” (dudando se alcanza la verdad) resulta una síntesis de su tarea.

AL: Un consejo para los jóvenes periodistas que se interesen en la cobertura legislativa?

JM: He advertido una generación ansiosa por jerarquizar la profesión a quienes respaldo decididamente. Los malos oficios vienen de quienes la prostituyen prestándose a remedios que apartan de los objetivos de razonabilidad y honradez.