La CTA Matanza junto a los trabajadores de las empresas en conflicto

Oblak, Rapi Estant, Dulcypas, y cientos de pymes medianas, pequeñas y micro del distrito, están corriendo la misma suerte. Se sabe que en La Matanza los sectores industriales más castigados por los despidos, los vaciamientos y los cierres, son el calzado, la construcción y el textil, pero no son los únicos; tal es el caso de la fábrica Nicoll en la localidad de La Tablada, propiedad de la multinacional Aliaxis, la cual se dedica a la fabricación de tubos de plásticos y accesorios de riego. Esta fábrica cuenta con más de 150 trabajadores, que hoy ven amenazada su fuente laboral debido a una espuria maniobra que la multinacional intenta perpetrar. En esta oportunidad y en representación de la Mesa Ejecutiva Distrital, se hizo presente en la planta, el Secretario de Comunicación y Difusión de la CTA local, el compañero Luis Cáceres, quien le acercó a los trabajadores de Nicoll, la solidaridad de toda la central, y puso a su disposición todos los medios de la misma, para llevar adelante esta lucha por sus puestos de trabajo. Según pudo interiorizarse el Secretario de Comunicación, charlando con Mauricio Noguera (Comisión interna), la empresa se encuentra cursando un Procedimiento Preventivo de Crisis ante el Ministerio de Trabajo y a espaldas de los trabajadores, con el objetivo de dejar de fabricar sus productos en Argentina, y comenzar a importarlos desde Chile, aduciendo una falta de demanda inexistente, ya que los obreros pudieron constatar que la empresa desestimó una licitación de AySA, y una compra de material por parte del municipio, con el fin de justificar el PPC.