La grieta llegó al bloque de Senadores del FPV

Miguel Angel Pichetto pudo verlo al momento de la votación de la Ley de Emergencia Federal, cuando siete legisladoras del kirchnerismo duro se ausentaron. En ese momento, las cuatro representantes de La Cámpora -Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Virginia García y María de los Ángeles Sacnun- no estuvieron presentes en el recinto, como tampoco participó de la votación el senador Marcelo Fuentes, quien lideraría la rebelión.

Entre los ausentes también figuran otras tres senadoras que, si bien no se identifican como camporistas, tienen un fuerte arraigo kirchnerista: la chaqueña María Inés Pilatti Vergara, la chubutense Nancy González y la santacruceña María Ester Labado.

Un proyecto, una división

El proyecto de Emergencia Social había enemistado a La Cámpora con el Movimiento Evita, principal impulsor de la ley: basta recordar que el diputado nacional y líder de la agrupación K, Máximo Kirchner, había criticado públicamente la iniciativa.

Tras ese pronunciamiento, el bloque de diputados del FpV, presidido por Héctor Recalde, había firmado en disidencia el dictamen, aunque en el recinto terminó votando a favor.

Pero, según trascendidos, las diferencias de los senadores kirchneristas con el resto de los integrantes del bloque se intensificaron este miércoles por el manejo que Miguel Pichetto está haciendo del debate de Ganancias.

La especie de “tregua” que abrió el rionegrino, al no impulsar que el proyecto se tratara sobre tablas esta misma sesión, habría molestado al grupo encabezado por Fuentes, que en anteriores votaciones ya evidenció una grieta que con el correr de los días se hace indisimulable.

Pichetto accedió a la convocatoria del Gobierno para dialogar con todos los sectores e intentar arribar a un acuerdo sobre Ganancias, pero amenazó con tratar la media sanción de Diputados el próximo miércoles, en una moción de preferencia que fue aprobada por el Senado a mano alzada..