Las PASO fueron un duro golpe para el macrismo

Según el escrutinio provisorio, que clavó el conteo en el 98,67 por ciento de las mesas, el precandidato peronista cosechó 47,65 puntos: es decir, cerca de la mitad de los electores se inclinó por su postulación.

Con el líder del PRO obteniendo 32,08 por ciento, el espacio que no se adentró en la grieta se quedó con 20,27 puntos: sin embargo, el número se reduce si se tiene en cuenta que es casi nula la chance que tiene Juntos por el Cambio de poder conquistar parte de los 871.330 que votaron al postulante del Frente de Izquierda-Unidad, Nicolás del Caño, o a la del MAS, Manuela Castañeira.

Es decir, sin el electorado de izquierda y en caso de mantenerse estable la cantidad de participación electoral, Macri deberá hacer un grandísimo esfuerzo y una campaña descomunal para a sumar casi la totalidad de los 3.310.151 de argentinos que se inclinaron por seis precandidatos en estas elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).