Primera cumbre del Mercosur por videoconferencia y Alberto ignoró a Bolsonaro

El presidente Alberto Fernández destacó este jueves la “necesidad de que integremos una Nación única a nivel regional” para enfrentar el desafío de “construir un mundo más equilibrado”. Lo hizo en la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, que por primera vez en la historia se realizó de forma virtual por medio de videoconferencia debido a la pandemia de coronavirus. En su intervención eludió dirigirse a Jair Bolsonaro aunque habló de diferencias.

“Pensar el Mercosur significa entender que estamos absolutamente obligados a buscar un destino común porque los pueblos nos exigen que así sea”, dijo el mandatario argentino y añadió: “América Latina, por origen y por destino, está llamada a ser una región única y absolutamente integrada”.

“Somos el continente más desigual en la distribución del ingreso, y nos toca afrontar ese desafío sabiendo que estamos ante la mayor crisis mundial”, describió Fernández desde la residencia de Olivos, donde estuvo acompañado por el canciller Felipe Solá y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

“Estoy aquí para que nos unamos y trabajemos más juntos que nunca”, señaló el Presidente y convocó a sus pares de la región a ver “cómo asumimos el desafío de construir un mundo más equilibrado; y antes, cómo empezamos a ponerle fin a la desigualdad que lastima día a día a América Latina”.

Más adelante expresó: “Espero que en no mucho tiempo más superemos esta pandemia, la vamos a superar con el mundo, no solos, porque como bien dice el Papa Francisco aquí nadie se salva solo”.

La Cumbre contó con las exposiciones además de los presidentes de los Estados partes del bloque: Mario Abdo Benítez de Paraguay; Jair Bolsonaro de la República Federativa del Brasil, y Luis Lacalle Pou de la República Oriental del Uruguay.

También expusieron los mandatarios de los Estados asociados Jeanine Añez del Estado Plurinacional de Bolivia; Sebastián Piñera de Chile, e Iván Duque Márquez de Colombia.

Fueron invitados especiales el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno.

Durante el encuentro virtual se presentó un informe sobre la presidencia Pro Témpore de Paraguay, que dejó ese lugar para que sea ocupado por Uruguay para un nuevo período de seis meses.

Alberto Fernández evitó dirigirse a Bolsonaro, aunque hizo una alusión a «las diferencias que puedan surgir ideológicas o conceptuales» que «pasan a un segundo plano a la hora de entender que son los pueblos que se vinculan más allá de los gobiernos».

Y fue más directo cuando agregó: “Guardo por todos los líderes el respeto que se merecen aunque no pienso igual a muchos. Sé que mi paso por la historia argentina es un paso y no tengo derecho a frustrar la aspiración continental que tenemos de unirnos y crecer juntos simplemente porque no pienso igual. Estoy aquí para que nos unamos. La historia nos ha dado al oportunidad de revisar lo que se ha hecho y hacerlo de otro modo”.