¿Qué enfermedades producen los vegetales fumigados?

El Senasa encontró 82 agrotóxicos diferentes en 38 frutas y verduras. Cómo actúan los venenos que producen los riesgos más peligrosos para la salud.

La ONG Naturaleza de Derechos sistematizó 7876 reportes del Senasa sobre agrotóxicos, realizados entre 2011 y 2016. A partir de esos datos se desprende que se aplicaron 82 venenos distintos sobre 38 alimentos diferentes. Algunos prohibidos, como el endosulfán, otros de altísima peligrosidad, como el carbenzadim. En el 55% de los casos no estaba autorizado el uso de los químicos.

Dan cáncer

Entre el 82 agrotóxicos detectados, el 44% son cancerígenos. Los alimentos sobre los que se aplicaron mayor cantidad de estos químicos son, en orden, la naranja (22 cancerígenos diferentes), la mandarina, el limón, la manzana, el pomelo, la banana, la acelga, la frutilla, el apio, la espinaca (14 cancerígenos diferentes).

“Un agrotóxico opera como un agente cancerígeno cuando existe una probabilidad o posibilidad de generar una carcinogénesis en el organismo humano, en razón a su exposición crónica indirecta, a través del consumo de alimentos que lo contienen como un residuo en muy pequeñas cantidades”, explican desde Naturaleza de Derechos.

Afectan las hormonas

El 44% de los agrotóxicos detectados por el Senasa son disruptores endócrinos (36 de 82). “Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal (tanto en seres humanos como en animales), responsable de múltiples funciones vitales como el crecimiento o al desarrollo sexual. Al imitar o alterar el efecto de las hormonas, los disruptores endocrinos pueden enviar mensajes confusos al organismo ocasionando diversas disfunciones”, señala el informe El plato fumigado, de Naturaleza de Derechos.

Los disruptores endócrinos pueden afectar la salud reproductiva femenina (pubertad precoz, cáncer de mama, disminución de la fecundidad/fertilidad) y masculina (malformaciones en genitales de bebés, disminución de la calidad del semen, cáncer de testículo y próstata), pueden alterar el metabolismo, generar problemas cardiovasculares y alteraciones y enfermedades neurológicas.

Los alimentos más envenenados con disruptores son la acelga (16 disruptores distintos), la espinaca, la frutilla, la naranja, el apio, la lechuga, la rúcula, la albahaca, la banana, la mandarina (12 disruptores).

Neurotoxinas

El 29% de los agrotóxicos detectados por el Senasa son inhibidores de las colinesterasas, fundamentales en la transmisión de los estímulos nerviosos. Se pueden hallar sobre todo en la espinaca (nueve agrotóxicos de este tipo), la acelga, la lechuga, el apio, la naranja, la manzana, la pera, la achicoria, la frutilla, la frutilla, la albahaca (seis distintos).

A %d blogueros les gusta esto: