Ramal denunció un “toma y daca” para encubrir el remate de la Ciudad

En una sesión paradigmática de la Legislatura Porteña donde se trataron los proyectos de Villa Olímpica, la venta del Parque de la Ciudad y la urbanización de la Villa 20, Marcelo Ramal, diputado del Frente de Izquierda – PO, denunció que “cada metro cuadrado al que se le asigna un rol social, como puede ser la urbanización de una villa o un parque verde público, se canjea por un metro cuadrado para el gran capital financiero e inmobiliario”.

“No aceptamos este chantaje. Estamos a favor de la urbanización de la Villa 20 pero rechazamos la venta del Parque de la Ciudad, estamos a favor de la urbanización de la Villa Rodrigo Bueno pero rechazamos la autorización a Irsa para la construcción de 13 megatorres contaminantes al lado del río” continuó Ramal.

“Esta política extorsiva que combina la votación de proyectos de urbanización de villas -que reemplazan a otras leyes de urbanización que ya fueron incumplidas- con enajenaciones de tierras públicas y megatorres es presentada como un “modelo de integración” para la Ciudad. Se trata de una estafa: el avance de la especulación inmobiliaria encarece el suelo, el acceso a la vivienda y los alquileres, expulsando a la población trabajadora. Una verdadero desarrollo urbano integrado debe realizarse a costa de los especuladores, reservando tierras para parques públicos, construcción de las escuelas, polideportivos y hospitales” finalizó.