Río Negro: preocupación por aumento de tarifas eléctricas

La Senadora nacional Magdalena Odarda (Frente Progresista CC ARI), expresa su preocupación ante la posibilidad del aumento de tarifas eléctricas que podría autorizar el EPRE, luego de la audiencia pública que se hará en Cipolletti para revisar y actualizar los cuadros tarifarios de los próximos cinco años por parte de la empresa EDERSA. 
 
Odarda recordó que presentó dos proyectos de ley en el Senado con el fin que se determinen tarifas especiales para la actividad frutícola reduciendo al 50 % el valor final de las tarifas de electricidad y gas; y para las actividades de embotellamiento, procesamiento y conservación de alimentos y bebidas en general, en razón del impacto del aumento que afectó a estos sectores.
De esta manera, las actividades productivas y las que tienen un alto consumo de electricidad como los frigoríficos de fruta, podían estar excluidas de las altas subas del servicio, en el marco de la crisis que atraviesan las economías regionales.
Odarda expresó que se hace necesario poner a resguardo a las actividades económicas regionales que de otro modo, de aprobarse grandes aumentos, profundizaran sus problemas. También la senadora recibió el pedido en este sentido de la Cámara de Comercio de Cipolletti. 
Algunas empresas han despedido a cientos de trabajadores en los últimos meses, los productores frutícolas rionegrinos han cosechado menos que otros años porque los costos son altísimos y dejo de ser una actividad rentable.
La CAIC – Cámara de Comercio de Gral Roca- realizó un análisis del nuevo cuadro tarifario propuesto y adelanto su rechazo y cuestionamiento debido, entre otros motivos, a que las empresas industriales de la región y socias de CAIC están en riesgo de mantener la continuidad laboral actual, no sólo por la crisis económica, sino porque que los aumentos de energía que EPRE concedió hicieron subir esos costos un 120% aproximado en el año anterior.
Además, adelantaron desde la Cámara que la empresa tendría con CAMESA una deuda de $325 millones por  energía del periodo comprendido entre el año 2014 y enero de 2016, no dejando claro cuál fue el destino de lo recaudado a los usuarios por los consumos de estos períodos ni que solventa el costo financiero de dicha deuda. 
“Las perdidas serán enormes si seguimos permitiendo el aumento de los servicios sin atender las necesidades de fondo de los productores primarios y pymes en el país.”, afirmó la senadora.