San Juan: “Buena Política del Uso del Agua”

El vicegobernador Marcelo Lima, acompañado por el diputado provincial Pedro Mallea, encabezaron la apertura de la jornada de capacitación “Buena Política del Uso del Agua” y la presentación de la Ley 1463-H “El Agua Nuestra Vida”, en el auditorio Eloy Próspero Camus.

Al encuentro asistieron también,  el ministro de Educación de la provincia, Felipe De Los Ríos y el secretario de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Raúl Tello.

El legislador Pedro Mallea realizó la presentación de la Ley 1463-H y expresó al respecto que “con esta iniciativa transitamos un camino que involucra a dos elementos vitales para la calidad de vida del hombre y su existencia misma, que  son el agua y la educación. Debemos trabajar sobre estos dos aspectos en forma conjunta.

Luego, el ministro de la cartera educativa sostuvo que “desde el Ministerio de Educación nos parece valioso que la Cámara de Diputados haya concretado este proyecto en una ley provincial que nos va a permitir a nosotros darle forma a los contenidos transversales que están planteados junto con el secretario de Ambiente de la provincia, y que van a  instituir los clubes ambientales en todas las escuelas de la provincia”.

Por su parte, el Marcelo Lima señaló que “debemos trabajar en el sentido de establecer el agua como una política de Estado, esto significa hacer que una acción perdure en el tiempo o más allá de los cambios institucionales. Nosotros decimos que el agua está relacionada con una problemática que involucra a la dignidad humana porque cualquier variación en su cantidad o calidad afecta precisamente la vida humana”.

Luego agregó que: “el gobernador ha establecido un hecho nuevo en la institucionalidad provincial: la creación de la Secretaría del Agua. Esto da cuenta de la importancia que tiene el gobierno provincial referido a un recurso escaso y que si tomamos conciencia que vivimos en un desierto es necesario un cuidado intensivo. Pero creo que más allá de nuestra característica geográfica también tenemos un tema individual y uno social. El primero es que dos terceras parte de nuestro organismo está constituida por agua de manera que es indispensable este recurso para nuestra vida. En ese sentido es necesario establecer un cambio cultural y esto implica un cambio profundo que debe comenzar de manera individual a través del razonamiento propio que tiene que ver con entender la problemática y a partir de allí implementar  las nuevas actitudes para que empiecen a convertirse en hábitos comunes. Esto no es una tarea fácil y el Estado no puede lograrla solo”.