Santa Cruz: Horovitz fue adscripta por la Universidad de La Matanza en YCRT

El mecanismo de triangulación de fondos entre el Ministerio de Planificación Federal con Julio de Vido, YCRT y las universidades no es nuevo y por el contrario, ampliamente conocido. El más resonante fue el de la UTN Río Gallegos y no menos importante el de la UNSAN. La Agencia OPI descubrió la compra, el ocultamiento y montaje de una máquina de efectos especiales, importada a valores increíbles (14 millones de dólares) y nunca utilizada para sus fines específicos, hecho por lo cual hay una causa abierta.

De acuerdo a la documentación a la que la Agencia OPI tuvo acceso, Hilda María Horovitz, la ex compañera de Omar Centeno,el remisero de los cuadernos Gloria de la corrupción y los bolsos de dinero– fue personal adscripto de la universidad en la empresa carbonífera, desde mediados del 2014 hasta que a principio de 2016, bajo la nueva Intervención, le dieron de baja igual que a Nélson Lazarte, otro mencionado en las anotaciones de Centeno.

Los documentos en poder de la agencia OPI, revelan un convenio existente entre la Universidad de La Matanza (Florencio Varela 1903, San Justo – Pcia de Bs As) e YCRT, por el cual la casa de altos estudios le facturaba mensualmente a la empresa, “servicios y honorarios” abonados por YCRT a cambio de personal adscripto el cual no estaba bien claro qué funciones cumplía y hasta donde se tiene conocimiento, al menos unos 300 “ñoquis” bajo esta modalidad de contratación con la UNLM, fueron echados de YCRT en el primer semestre del 2016.

En base a la documentación que prueban estas maniobras, constataron que mensualmente YCRT le abonaba a la Universidad una suma cercana a $ 1.300.000,00 contra factura de la propia casa de estudios y el correspondiente pago el cual se materializaba en sueldos y honorarios de ese personal adscripto por La Matanza en la empresa de Río Turbio.

Precisamente la Factura Nº 22485 de fecha 2 de noviembre de 2015 muestra uno de esos pagos. De acuerdo a la información relevada, este dinero era abonado en “sueldos” a un número aún no preciso de adscriptos y otra parte importante de esos 300 “contratados” de YCRT cobraban como personal de planta sin que se registrara la presencia de ninguno de ellos en el yacimiento en Río Turbio, ni en las oficinas de la empresa en Buenos Aires.

Allí la UNLM extiende a nombre de Yacimiento Carbonífero Río Turbio y de los Servicios Ferroportuarios con Terminales en Punta Loyola y Río Gallegos en sus oficinas de calle Cabildo 65 en CABA, una factura “C” por la suma total de $ 1.292.793,60 y los conceptos de “Honorarios de Asistencia Técnica – Agosto 2015” $ 1.154.280,00 y por “Gasto Administrativo 12%” la suma de $ 138.513,60. Pagado el 7 de ese mes por el Lic Juan Marcelo Vargas y el Contador Miguel de Larregina en YCRT con la autorización de Atanasio Pérez Osuna, interventor.

Dentro de este personal, se encontraba la señora Hilda María Horovitz, quien mensualmente firmaba una planilla denominada “Descripción de tareas”, donde, supuestamente, la empleada adscripta por la UNLM en YCRT, dejaba debidamente asentado cuáles eran sus tareas en la empresa que manejaba el proyecto de la usina termoeléctrica de Río Turbio. De las averiguaciones practicadas, tanto en la universidad como en YCRT, las únicas personas que iban más regularmente a “su trabajo”, eran Lazarte y Horovitz, pero descartaron que esta última pudiera realizar tareas administrativas o técnicas, debido a su falta de preparación y de conocimiento.

Fuente: Agencia OPI

A %d blogueros les gusta esto: