Senado: La justicia avala los despidos de 2015

La Cámara en lo Contencioso Administrativo avaló los despidos de empleados del Senado nombrados en los meses en que el kirchnerismo dejaba el poder. Según el dictamen, esas cesantías, decididas por la vicepresidenta Gabriela Michetti no muestran «en  forma concluyente la configuración de una arbitrariedad o ilegalidad manifiesta».

La Sala Cuarta del tribunal confirmó el rechazo de la acción de amparo presentado por la ex empleada Nayla Gasseuy, quien ingresó como «planta transitoria» en 2014 y fue «blanqueada» a fines de 2015 por el ex vicepresidente Amado Boudou.

Gasseuy había pedido su «reincorporación en el cargo de planta permanente y el pago de los salarios caídos», pero el planteo fue rechazado ante «la ausencia de ilegalidad o arbitrariedad  manifiesta del acto de cese».

La gestión de Michetti justificó las cesantías de empleados oficializados en 2015 «en la ilegitimidad de la designación masiva de personas que revistaban en planta transitoria del  Senado de la Nación manteniendo las mismas condiciones escalafonarias con que habían ingresado».

Michetti adujo que «tales nombramientos no obedecían a necesidades de funcionamiento del Senado e involucraron un aumento del 146% respecto de la planta existente en 2011, que pasó de 1.944 a  4.790 agentes; es decir, en ese período ingresaron 2.846 agentes, 2.035 de ellos en el 2015».

La reglamentación de personal del Senado establece que «el empleado de planta temporaria que sea designado en planta permanente debe cumplir con los requisitos propios para el acceso a esta última, entre los que se encuentra el ingreso por el cargo inferior del escalafón».

 Pero Gasseuy no fue designada en la categoría inferior sino  en una alta, A-5, sin que existiera «una excepción que justificara su nombramiento en varias categorías por sobre la inferior», explica la resolución, firmada por los camaristas Marcelo Duffy, Jorge  Morán y Rogelio Vincenti