Si vienen por todo, vamos por todo

Gabriela Michetti decidió reducir los gastos del Senado en un 30% y muchos se preguntan si lo que ahorre ira a rentas generales de la nación o quedará en el presupuesto del senado, ya que ese dinero le corresponde a un poder del estado con presupuesto propio para su funcionamiento.

Ese es el dilema del Secretario general del gremio APL, Norberto Di Prospero, quien detectó un faltante en las partidas presupuestarias de la biblioteca del congreso por 250 millones de pesos, un dinero que de no ser reinvertido en el Congreso obligará a despidos el año próximo. Y a esto se le suma que a partir de noviembre se caen los contratos del personal transitorio y la renovación de dichos contratos dependerá del nivel de ajuste que se maneje en el parlamento.

La ola de rumores sobre despedidos es imparable y se habla de que más de 500 trabajadores perderían su puesto de trabajo.

>>> Aumentos salariales

A pesar de que hay que desde el gremio se habla de la recomposición salarial según inflación aún no hay novedades al respecto porque la comisión de paritarias no se reúne, ni hay una discusión sincera de las dimensiones del ajuste presupuestario y de reducción del personal que se podría considerar  aceptables para APL  en tiempos de vacas flacas; algo que conspira contra los aumentos salariales que pretende Di Próspero.

Todo esto cuando la obra social del gremio está a menos de 30 días de ir a elecciones.

>>> Amistades que complican

Atras quedaron los dias en que el gremio era consultado permanentemente por el ex vicepresidente, y amigo personal de Norberto di Próspero, Amado Boudou. La relación entre el ex jefe del Senado y amigo personal del Secretario general de APL sigue siendo sólida, al punto que Di Próspero lo fue a visitar el 1 de septiembre, algo que a Michetti le cayó muy mal.

El hecho le fue comunicado a la vice presidenta inmediatamente, reactivando el interés que existe en los resultados de las auditorias realizadas en la obra social DAS, que Boudou y Di Próspero manejaban discrecionalmente.

El gobierno espera utilizar los resultados de las auditorias a su favor para disciplinar al gremio y evitar que se oponga a las medidas de recortes que quiere llevar a cabo.

>>> Elecciones en la DAS

Las elecciones el 9 de octubre en la obra social será un termómetro para medir fuerzas entre el gremio y las actuales autoridades del Congreso.  Allí se pondrá en juego, nuevamente en juego el liderazgo sindical de Di Prospero y sus chances de resistir el ajuste que planea llevar a cabo el oficialismo. No parece entonces una maniobra inteligente la del Secretario general de sacarse fotos con el kirchnerista caído en desgracia y desafiar al gobierno en momentos donde los afiliados sufren recortes y amenazas de despedidos.

A %d blogueros les gusta esto: