Suspenden acto de CFK

Detrás de la suspensión del fallido «primer plenario» de Convocatoria Federal Kirchnerista (CFK), un espacio creado hace dos meses para articular a las organizaciones que permanecen bajo la conducción de la ex presidenta, hay diferencias internas y razones complejas. La de superficie es la que expusieron las agrupaciones: la cantidad de dirigentes de todo el país que querían asistir superó la capacidad del microestadio de Ferro, de poco más de 1900 personas.

«Es imposible contener toda esa fabulosa expectativa y sería contradictorio con el espíritu de la reunión que alguien que quiera participar no pueda hacerlo», explicaron los organizadores en un comunicado. Con la venia de Máximo Kirchner, jefe de La Cámpora, el encuentro lo organizaron Martín Sabbatella, Jorge Capitanich, Agustín Rossi y Jorge Ferraresi, en primer plano, junto con referentes de otras 16 agrupaciones cristinistas, como Kolina, Miles y el Frente Transversal. Entre los invitados especiales estaban confirmados Daniel Scioli y Fernando Espinoza.

El grupo CFK, promotor del acto en Ferro, apuntaba a una reunión de dirigentes que consolidara el espacio como referencia obligada dentro del cristinismo. Sectores ajenos a la organización, pero también cercanos a la ex presidenta, preferían que la expresidenta cerrara el año con un acto masivo, para emular la movilización multitudinaria del 9 de diciembre de 2015, en la Plaza de Mayo.