Y dicen que…

El presentismo en las oficinas públicas, demandado por el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Modernización, en diferentes dependencias oficiales, comenzó a despertar la inquietud de los empleados de planta permanente.

La medida afecta directamente a empleados de la Casa Rosada, el Congreso y diferentes ministerios, como así también, al personal del Hospital Posadas, entre otras dependencias.

Las quejas no tardaron en llegar y hasta aparecieron en formato de cartelitos, por ejemplo en el Congreso, donde el centro de las críticas fue hacia el presidente de la Cámara Emilio Monzó. En los últimos días, los pasillos del Anexo A mostraron una a muchísima gente que antes no se veía.

Además, “la ficha” volvió a aparecer en el Hospital Posadas, histórico reducto del dirigente de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella.