Bahía Blanca: Inauguraron Planta Depuradora

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, el intendente municipal, Héctor Gay, y el presidente de Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA), Raffaele Sardella, presentaron esta semana la nueva Planta Depuradora de Líquidos Cloacales de la empresa, que procesará el vertido del 80 % de los bahienses y cuya inversión ascendió a $1.896.000.000 + IVA.

La obra, que se había iniciado en julio de 2016 y beneficiará a más de 300 mil habitantes, representa uno de los proyectos más importantes a nivel ambiental para la región y sienta las bases para una futura planta de reúso que pueda abastecer al Polo Petroquímico, lo que incrementaría en un 25% la cantidad de agua potable enviada a la ciudad.

La Planta Depuradora de Primera Cuenca permitirá tratar un promedio de 1800 m3/hora de líquidos cloacales que provienen, a través del sistema cloacal, del 80% de las conexiones de la ciudad, especialmente del sector céntrico, las villas y el sudeste. Al final del proceso, el agua será volcada a la ría de Bahía Blanca, por lo que se cumplirá ampliamente con los parámetros de la normativa vigente.

La nueva obra se transformará, así, en el establecimiento de depuración más grande de Sudamérica, tanto por la cantidad de habitantes que atenderá como por la tecnología de remoción de nutrientes. Se prevé, para el año 2039, que la Planta tratará 84 millones de litros por día, según la población estimada para esa fecha, y recibirá los caudales de la Planta Tercera Cuenca.

La mandataria remarcó la trascendencia de esta obra y sostuvo: “Esta Planta es una muestra de futuro. No estamos pensando sólo en los bahienses que viven acá en la actualidad, sino también en los que van a vivir en la ciudad dentro de un tiempo”.

Por su parte, el Titular de ABSA recordó los inconvenientes de saneamiento que poseía Bahía Blanca cuando asumió su gestión y declaró: “Nos comprometimos con la Gobernadora a realizar las inversiones necesarias para solucionar esta situación, no sólo para hoy sino para los próximos 30 años”.

Por otro lado, es necesario afirmar que, en la construcción, se utilizaron más de 2500 toneladas de acero y 20 mil metros cúbicos de hormigón. A su vez, participaron más de 800 trabajadores de distintas especialidades a lo largo de la edificación.

Entre los detalles técnicos a destacar se encuentra la modificación, la ampliación y la mejora del Pre Tratamiento (con una proyección de 20 años) a fines de acondicionar el efluente para su posterior procedimiento. Este proceso contemplará las siguientes etapas:

-Desbaste: con rejas gruesas, rejas finas automáticas y tamices rotativos.

-Regulación de los caudales y calidades a lo largo del día y a través de una laguna de ecualización.

-Asimismo, también se ha desarrollado e incorporado un nuevo tratamiento secundario, que constará de estas fases:

-Reacción biológica: aquí se producirá la remoción de nutrientes (como nitrógeno y fósforo), con una capacidad total de 52.000 m3.

-Sedimentación secundaria: permitirá separar los barros formados en el proceso de los líquidos clarificados.

-Desinfección y disposición de los líquidos: implicará la disposición final o el eventual reúso industrial del líquido efluente.

Además de la arena y las grasas dispuestas en el tratamiento primario, los lodos secundarios producidos se acondicionarán para su disposición final, por lo que serán espesados, digeridos y deshidratados.

Para ello, se construyeron digestores anaeróbicos y una sala de espesado y deshidratación de lodos, que se halla equipada con espesadores mecánicos del tipo mesa y centrífugas.