Dominga Ayala: «la naturaleza no es un recurso para abusar, sino un conjunto vivo con el que hay que vivir en armonía»

Especial para Agencia Legislativa: Pablo Zartmann.

 

El director del coro Ensamble Vocal Nubia y director del coro de la Biblioteca del Honorable Congreso de la Nación Argentina, Pablo Zartmann dialogó con Doña Dominga Ayala, quien inspirara junto a su niño en brazos, al poeta, músico y compositor entrerriano, Linares Cardoso, a escribir la “Canción de Cuna Costera”.

Pablo Zartmann: – Buenas tardes ¿Algo que desee contarnos sobre su vida?

Doña Dominga: – “Mi vida: Me llamo Natividad Dominga Ayala. Nací en Colón Entre Ríos el 8 de Octubre de 1932. Viví en una isla histórica frente a Paysandú – República del Uruguay, llamada Caridad. A los 8 años, en un viaje en canoa junto con mis padres y 7 hermanos navegando 2 meses y 7 días llegamos a Paraná.

Estuve casada 35 años, tuve 3 hijos biológicos y otros del corazón. En la actualidad vivo en Crespo – E. Ríos, con el gurisito costero y su esposa. Tengo 88 años y es un agrado para mi poder escribirle una pequeña parte de mi historia, de mi vida”.

PZ: – ¿Cómo es el nombre de su hijo, el gurisito costero?

DD: – “El gurisito costero lleva el mismo nombre de su padre: Martín Domingo Almada, mi segundo hijo varón nació el 9 de julio de 1954 en Paraná, en un rincón de pescadores llamado Puerto Sánchez”.

PZ: – ¿Qué recuerdo tiene de aquella época en que fue escrita la canción?

DD: – “De la época que fue escrita la canción guardo los más gratos recuerdos que me regaló la vida”.

PZ: – ¿Qué siente al saber que la canción es cantada en el mundo entero y que su historia es  conocida por todos?

DD: – “Me siento orgullosa. Jamás pude imaginar que la ternura de una humilde madre costera podría inspirar esa canción que fue un éxito que quedaría para siempre en la memoria del cancionero entrerriano y lo que es más, que sería reconocida internacionalmente.

PZ: – ¿Qué mensaje le daría a quienes cantan la canción?

DD: – “Me llena de contento escuchar distintas versiones de nuevas generaciones. Es un modo de fortalecer nuestra identidad”.

PZ: – ¿Qué siente por su tierra y por el río Paraná?

DD: – “Pertenezco a la tierra que clama porque sus montes quedan desnudos y al desaparecer los bosques con ellos se van la lluvias. Algunos seres humanos producen estos cambios llamados desequilibrios ambientales y si no, miren a nuestros amados ríos. Debemos tener en cuenta que la naturaleza no es un recurso del que se pueda abusar, sino un conjunto vivo con el que tenemos que vivir en armonía”.

“Esta es una pequeña parte de mi historia… Lo saluda afectuosamente Natividad Dominga Ayala de Almada. Abrazo a la distancia”