Luego de conocerse el porcentaje de desempleo diputados radicales proponen insertar laboralmente a beneficiarios de planes

Los diputados nacionales por la UCR, Fabio Quetglas y Federico Zamarbide presentaron un proyecto para insertar en el empleo formal a los beneficiarios de ayuda social nacional. La iniciativa se conoció tras la difusión del nuevo indice de desocupación que se elevó al 10,1%.

“Es imprescindible generar un círculo virtuoso de inserción laboral formal, disminución de costos, aumento del consumo interno, mejora de la competitividad y reducción impositiva. Para ello, debemos generar incentivos que estimulen a los agentes económicos a producir más y mejor. Más allá de la necesidad de combatir la inflación, el Estado tiene que impulsar reformas para disminuir el ´costo argentino´ y recuperar la cultura del trabajo”, plantean los diputados nacionales Fabio Quetglas y Federico Zamarbide (UCR- Cambiemos) en los fundamentos de un proyecto de ley que establece la creación del Programa Nacional para la Asignación de Empleo (PRONAPE). El proyecto lleva además las firmas de otros diputados de Cambiemos.

Dicho Programa permitirá transformar paulatinamente los aportes que hace el Estado nacional, a través de los diferentes Programas Sociales de Transferencia Nacional, incluyendo la Asignación Universal por Hijo (AUH), en una parte del salario de los beneficiarios de los mismos que se incorporen al mundo del empleo privado, teniendo mayores beneficios las empresas del sector Pyme nacional que se adhieran al programa como empleadores.

“Promovemos que los adultos que administran recursos de la AUH (por ser padres o tutores legales de menores a cargo) o de cualquier otro Programa Social de Transferencia Nacional puedan ser contratados laboralmente de modo formal, tomando aquella transferencia a cuenta del salario de convenio colectivo que les correspondería percibir por el empleo en cuestión. Para el empleador baja el costo efectivo de contratación, el trabajador añade ingresos, pero, sobre todo, rompe la inercia del desempleo o de la «changa» carente de un marco de cuidado propio del empleo formal”, explicó Quetglas.

“Si bien este programa tiene costo fiscal, creemos que el beneficio será mucho más grande porque se reactiva la economía, especialmente en el sector de las pymes, y se genera un círculo virtuoso incentivando el consumo. Además, el fin último es sumar argentinos que hoy están en la precariedad laboral al mundo formal del empleo”, explicó por su parte Zamarbide.

El legislador mendocino agregó: “Lo que buscamos, además, es ampliar y potenciar con una ley de respaldo los programas de inserción laboral que ejecuta el Ministerio de Producción y Trabajo. Me refiero a los Programas de Inserción Laboral y Empalme, que puso en marcha Cambiemos”.

Detalle del proyecto de ley

El artículo 1° del proyecto de ley es claro en cuanto sus propósitos:

Artículo 1º: Se crea el Programa Nacional de Asignación Para el Empleo (PRONAPE)), cuyos objetivos principales son:

a. Facilitar la movilidad social ascendente;

b. Fortalecer la cultura del trabajo como eje articulador de la sociedad;

c. Promover la creación de empleo genuino y digno;

d. Mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas nacionales;

e. Estimular la contratación de empleo formal;

f.  Favorecer a las personas que perciben la Asignación Universal por Hijo y/u otros Programas Sociales de Transferencia nacional, facilitando acceso a puestos de trabajo en relación de dependencia;

g.         Contribuir a mejorar el consumo del mercado interno.

En el artículo 3°, los autores de la iniciativa explican con detalle cómo funcionará el PRONAPE.

“Sin perjuicio del monto depositado por ANSES en concepto de asignaciones familiares, quienes desempeñen tareas, de modo remunerado y en relación de dependencia, en la actividad privada, cualquiera sea la modalidad de empleo, continuarán recibiendo del modo y por los canales habituales el monto del Programa Social correspondiente o la Asignación Universal por Hijo (AUH) por un lapso de 12 meses desde su incorporación.

Cuando el vínculo laboral se estableciese con empresas comprendidas en la Ley 24.467 (PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA o PyME), debidamente registradas en el Ministerio de Producción de la Nación y en la Administración Federal de Ingresos Púbicos, con su correspondiente certificado PyME, el lapso del cobro fijado en el primer párrafo del presente artículo será de 24 meses.

Cuando las pequeñas y medianas empresas no cuenten con certificado PYME, el plazo se extenderá según lo dispuesto en el párrafo anterior conforme presenten el certificado PYME ante la autoridad de aplicación.

“La parte empleadora podrá descontar del salario el monto del beneficio percibido durante los períodos determinados en el presente artículo”, finaliza diciendo el artículo 3°.

En el artículo 8° se refuerza esta dinámica. “Los conceptos pagados por ADMINISTRACION NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL (ANSES) en virtud de este programa serán computados a todo efecto legal como parte del sueldo del o la trabajadora beneficiaria”.

El artículo 4° establece que en caso de contratos por temporada se tomarán los meses efectivamente trabajados y en el artículo 5° se fija el plazo máximo de duración de la ley: cinco años.

Otro artículo clave es el 6°, que impide despedir personal contratado dentro del PRONAPE sin justa causa a las empresas que se sumen a este régimen.

El Artículo 12º determina los requisitos para las empresas que accedan al Programa:

• No poseer sanciones por empleo no registrado sin regularizar.

• No haber realizado despidos masivos en los últimos 6 meses.

• No haber tenido con el trabajador relación laboral previa en el último año.

• Garantizar la igualdad de trato y derechos con los restantes trabajadores.