Senado comienza el debate por boleta electrónica

El Senado comienza el debate en comisión de la reforma electoral que impulsa Mauricio Macri. Sin embargo, los senadores tienen previsto hacer modificaciones a la Boleta Unica Electrónica. Entre los más importantes remover el chip que llevarían las boletas y el conteo pasará a ser manual. Algo que se critica desde el Gobierno porque aducen que “mantiene la posibilidad de fraude”.

La discusión será en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Asuntos Penales y Presupuesto y Hacienda. Tambien asistirá el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, junto al secretario de Asuntos Públicos, Adrián Pérez. Por su parte los integrantes de la Cámara Nacional Electoral están invitados para el jueves de esta semana.

 

Boleta electrónica si, pero…

Entre los cambios que buscan hacerle al proyecto votado en Diputados está la eliminación del chip. Según Juan Abal Medina “la idea es aplicar las mejoras tecnológicas y mantener la seguridad. De alguna manera, con esto solucionamos las sospechas sobre el robo de boletas y no introducimos nuevos problemas, como que el chip sea hackeado o cambiado”, cuyo proyecto no incluye tampoco un código QR.

“Planteamos que esta idea de que el vicepresidente pueda ser cualquier ciudadano desvirtúa el objetivo de las PASO. Pensamos que tiene que ser alguien que compitió en alguna categoría en las PASO del frente o del partido”, indicó Abal Medina, quien indicó que “hay un capítulo del financiamiento público, que queremos dejar planteado. Queremos cortar todo tipo de aporte privado”.

Por último el apoderado del Partido Justicialista, Jorge Landau, confirmó que el bloque del PJ buscará introducir otras modificaciones: “En la medida que el Senado es la cámara revisora, corresponde naturalmente que a la media sanción que le ha dado Diputados se la mejore incluyéndole algunas modificaciones que son de sentido común”. Landau insistió en la aplicación gradual: el proyecto original plantea el cambio de una sola vez, mientras que Landau planteó que debe ser paulatino, como se hizo, por ejemplo, en Salta. “Si luego de cien años de aplicación de un sistema se va a cambiar a uno diametralmente opuesto lo mínimo es aplicarlo de manera gradual”,

Landau además que se buscará eliminar el chip “de forma tal que no pueda leerse mediante un sistema remoto como por ejemplo un teléfono celular, y para que quien emite su voto tenga la seguridad de que su sufragio no será violado”. “Si hubiera diferencias entre el conteo manual y el informático, va a tener prevalencia el manual, por lo tanto no tiene mayor sentido mantener el chip de la boleta”, indicó.

 

Voces a favor

Desde el Gobierno, Adrián Pérez salió al cruce de las declaraciones de Landau: “Si se saca el dispositivo electrónico de la boleta se mantiene la posibilidad de cometer fraude en la confección de las actas”, aseguró.

“El proyecto refiere a un registro digital, que podría ser tanto un chip u otro, como un QR o código de barras. En cualquier caso, las vulnerabilidades demostradas se basan en todos los casos en el uso de material electoral de otras elecciones, siempre sobre un servicio prestado por un proveedor privado en elecciones pasadas”, aseguró Pérez. “La cuestión, en realidad, no se trata del material a utilizar en futuras elecciones. Incluso esos chips sobre los que se realizan las demostraciones, son material tecnológicamente viejo, superado en cuanto a niveles de seguridad”, afirmó Pérez