Castelli: destituyeron a un concejal de la UCR

Luego del informe de la Comisión Investigadora, el deliberativo castellense destituyó de su cargo al concejal radical Martín Céspedes, acusado de comportamiento poco ético al gestionar la reparación de dos puentes (Lynch y Cortejarena) que se encuentran en sus propiedades. Es el primer concejal de Cambiemos que es expulsado de su banca en la provincia de Buenos Aires.

El HCD, con mayoría peronista y respondiendo al jefe comunal, Francisco Echarren, votó a favor de su remoción al contar con los dos tercios de las manos levantadas: los 6 el PJ contra 3 (2 radicales y el macrista Ignacio Forte). Llamó la atención en voto negativo del edil del PRO cuando hubiese sido imposible crear la investigadora sin su voto a favor.

Luego de los alegatos por parte del caudillo radical y sus abogados, que incluyeron amenazas como "aténganse a las consecuencias" y acusaciones de persecución política o atentados a la democracia, los presentes en la larga sesión -duró más de 4 horas- fueron testigos de una expresión que dejó boquiabiertos a propios y extraños.

Según manifestaron testigos, en conversaciones privadas Céspedes involucró al mismísimo Vicegobernador bonaerense y titular de la UCR provincial, Daniel Salvador, en un supuesto acuerdo con la Corte para dejar sin efecto la remoción, un hecho que sería de enorme gravedad si fuese cierto. En su alocución fue más cauto y aventuró que la máxima instancia judicial bonaerense retrotraería todo y lo repondría en su cargo.

"No lo dijo públicamente", aseguran desde el justicialismo local, pero sí lo repitió a varias personas, a las que pedirán que se cite ante la Justicia para ratificarlo.

Ante esta afirmación, el peronismo de Castelli confirmó que presentará una denuncia penal por presunto tráfico de influencias, además de abrir una instancia en la Legislatura provincial para que Salvador aclare si lo expresado públicamente por el ahora exconcejal tiene visos de seriedad.

Entre los dardos lanzados por Céspedes en su defensa, acusó a Echarren de haber recibido, en tiempos de Cristina Kirchner, más de 5 millones en concepto de fondos de campaña, que -según dijo- habría facturado el propio alcalde.

Céspedes, será reemplazado en su banca por otro edil del PRO, José Luis Iriarte.

A %d blogueros les gusta esto: