El gobierno tucumano acata el fallo y pone paños fríos a una interna caliente

Varios candidatos del justicialismo tucumano le habrían sugerido  a Manzur que declinará su postulación a vicegobernador para evitar que  se suspendan los comicios, pero el exjefe de gabinete se negó terminante a esa posibilidad y prefiere esperar. Sin embargo ya hay nombres que suenan para reemplazarlo.

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación  que  suspende la convocatoria a elección de gobernador y vicegobernador de la provincia de Tucumán del próximo domingo  hasta tanto se dicte un pronunciamiento definitivo si la candidatura de Juan Manzur para ocupar la vicegobernación es válida o no , sacudió como si fuera un terremoto a la clase política tucumana, que se levantó sobresaltada de la siesta  y corrió incrédula  a corroborar la noticia en la pantalla de sus respectivos celulares: “ Pellízcame y decime que no es cierto, ya gastamos una fortuna en una campaña electoral que no sirve para nada”, repetían indignados  en el oficialismo, que ya daban por ganada la elección de antemano. Mientras que en  Juntos por El Cambio encendían velas por doquier para  agradecer a los santos porque habían escuchado sus plegarias y había obrado en consecuencia, en medio  de una austera movida electoral, que se le hacía cada vez más  cuesta arriba ante el inmenso aparato del Estado: “Ahora quizás la pelea sea más justa y podamos tener una elección más limpia”, se ilusionan desde el alfarismo.

La cautelar que dio lugar para que el máximo tribunal suspendiera las elecciones fue presentada por el Partido de la Justicia Social, que conduce el intendente de la Capital, Germán Alfaro, Allí se señala que el actual mandatario  de Tucumán y candidato a vicegobernador , Juan Manzur    lleva 16 años integrando la fórmula gubernamental de manera ininterrumpida  en abierta violación al artículo 90 de la constitución provincial que establece que el  Gobernador y el Vicegobernador  solo pueden ser reelectos en sus cargos por un periodo más  y solo faculta al vice a presentarse y ser elegido gobernador por un periodo consecutivo más.

Beneficiados y perjudicados

En el Frente de Todos sostienen que el fallo de la Corte es una clara intromisión en el proceso democrático y en las autonomías de las provincias y no dudan en señalar que los candidatos a gobernador, Osvaldo Jaldo y a vice, Juan Manzur  son los principales perjudicados:”El objetivo es pegar lo más que se pueda las elecciones provinciales de la nacionales para que el desgaste de la gestión presidencial, agravado por la inflación nos quite votos  y eche por tierra todo el trabajo  que hemos venido haciendo a nivel provincial”- se quejan furiosos en la sede del  partido justicialista

En Juntos por el Cambio festejaron la decisión judicial emitida por el máximo tribunal, porque  la suspensión provisoria de los comicios le va a permitir recuperar el  valioso tiempo que perdieron para constituir la fórmula Roberto Sánchez-Germán Alfaro y seguir sumando votos : “Día que pasa son más los ciudadanos descontentos  que se acercan a brindarnos su  apoyo. Cuando más se nacionalice la elección  más posibilidad de ganar tenemos”, reconocen en la oposición.

Todas las miradas apuntan a Manzur

Más allá de las reacciones encontradas que generó el fallo de la Corte en el oficialismo  tucumano, el  vicegobernador y candidato a gobernador, Osvaldo Jaldo salió a poner paños fríos y en declaraciones a la prensa aseguró que desde el Poder Ejecutivo se va a respetar la decisión  de suspender los comicios provinciales, hasta que la Justicia se expida sobre la cuestión de fondo. Pero la jugada política no evitó  las miradas se dirigieran a Juan Manzur, a quienes algunos señalan como el responsable del cataclismo electoral sufrido por la caída de los comicios: “Él sabía que esto podía pasar y nos dijo nada, sabiendo que muchos de nosotros habíamos arriesgado parte de nuestros patrimonios en la campaña electoral”, sostienen en estricto  off the record  los candidatos oficialistas más ofuscados y  piden por lo bajo que el ex jefe de gabinete renuncie a su candidatura a vice y se designe de inmediato un reemplazante  para acelerar la realización de la elección y evitar que la inflación se termine de llevar los exiguos recursos  económicos que quedaron en pie.

Los pocos hombres que lograron hablar con Manzur, descartan de plano esa posibilidad y   aseguran que el gobernador no está dispuesto  a dar un paso al costado y tirar así por la borda sus sueños de obtener un triunfo contundente en Tucumán que le permitan proyectarse a nivel nacional: “Renunciar sería suicidarse anticipadamente”, sostiene uno de sus más fieles colaboradores.

Por las dudas la paciencia de los dirigentes justicialistas se agote y haya que recurrir  como remedio final a la renuncia  de Manzur para que las elecciones se aceleren, en el partido Justicialista ya comenzaron a barajar nombres para reemplazarlo. Entre los que pican en punta, figuran el del presidente subrogante de la Legislatura, Sergio Mansilla; el del senador nacional, Pablo Yedlin y el del diputado nacional, Carlos Cisneros, entre otros. Mientras tanto la consigna es esperar y rogar que la  Corte apresure su decisión : “Porque si los tiempos se demoran, corren el riesgo que la feroz interna que protagonizaron   Manzur y Jaldo en el 2021  se repita y ponga en riesgo la unidad del peronismo en una elección que ya daban por ganada”, deslizan algunos operadores políticos que siguen de cerca lo que sucede en Tucumán.