Las paredes hablan…

El gobierno de Cambiemos está llegando a un nuevo escándalo con la Dirección de la ANMAC, que involucra a la ahora exDirectora, la Dra Natalia Gámbaro, donde lograron detecrtar una empresa de dudosa procedencia, llamada Dienst Consulting SA, que gerenciaba los controles psicofísicos de los Legítimos Usuarios (LU) y un entrelazamiento de relaciones políticas que llegaría hasta el actual diputado de Cambiemos Nicolás Massot, relacionado indirectamente con toda esta oscura y ambigua cuestión.

Durante mucho tiempo la inseguridad, la ley de armas, el desequilibrado y mal implementado sistema de “desarme social”, todos lemas discursivos y de campaña, en la práctica no dejaron absolutamente nada bueno y por el contrario, han servido para enmascarar fraudes y complicidades con la corrupción gubernamental en épocas del kirchnerismo y servido de aguantadero a bandas que disponían, impunemente, del control de armas, pólvoras y explosivos de manera arbitraria e indiscriminada.

Lo que viene sucediendo en la ANMAC (Agencia Nacional de Materiales Controlados) ex RENAR, organismo de control de armas civiles está atravesada por la corrupción, las sospechas de actos ilícitos, manejos turbios y negociados, en un área sensible, no sólo para el gobierno nacional, sino para la seguridad pública en general.

Dienst Consulting SA, por decisión de Gámbaro, tenía el manejo de un millonario negocio para el control de aptitud psico-física de cualquier usuario de armas en todo el país, además de hacer, controlar y extender las licencias médicas a docentes y la de los auxiliares en la provincia de Buenos Aires. Por este motivo fue denunciada la Dra Gámbaro, en virtud de la Resolución 0015/17 mediante la cual adjudicó a la citada empresa el negocio de acordar las acreditaciones del apto físico para tenencia y portación de armas de fuego, causa que sigue el Dr Bonadío y tiene en la mira a la ANMAC por cuanto, el trámite que costaba $ 800,00 pasó a costar $ 3.500,00. Multiplicado por los cientos de miles que renuevan CLU y/o lo obtienen por primera vez, es una cifra realmente super-millonaria. Por esto Gambaro fue imputada por los presuntos delitos de violación de los deberes de funcionario público y administración fraudulenta.

Dienst Consulting SA aparece con trece cheques rechazados en las seis cuentas bancarias que posee, y con su titular Guillermo Martín caratulado por ARBA como “Contribuyente con deuda. Categoría 3”, difícilmente hubiese sido el adjudicatario adecuado para administrar tanto dinero de las arcas públicas en un proceso regular.

Luego de un vendaval de denuncias por corrupción y una serie de allanamientos dispuestos por los jueces federales Sebastián Ramos y Claudio Bonadío, un informe agrega “La ahora ex funcionaria está fuertemente vinculada al oscuro dirigente futbolístico Daniel Angelici y se la asoció al allanamiento de un depósito del empresario Alfredo Coto, en el que se encontró un arsenal. El mismo ocurrió horas después de que la directora de la ANMAC ordenase suspender una inspección en los mismos predios”.

La empresa investigada (Dienst Consulting SA) pertenece a la sociedad entre Guillermo Martín y Gustavo Elías, éste último fuertemente vinculado a Hugo Moyano, el dirigente político de mayor imagen negativa del país.

Entre Elías y Martín adquirieron, además, el multimedios de Bahía Blanca La Nueva Provincia, propiedad de la familia Massot, por la que pagaron 7 millones de dólares a la familia del jefe de bloque de diputados de Cambiemos, Nicolás Massot…