NEUQUÉN: Preocupación y pedido de informe por la calidad del agua

El bloque Libres del Sur presentó un proyecto de comunicación para manifestar preocupación por el vencimiento del plazo en el que debía evaluarse el límite máximo de arsénico en agua de suministro público, plazo que fue prorrogado hasta 2017. La iniciativa señala que en Neuquén sigue rigiendo el límite de 0,05 mg/l de arsénico, que es superior a los 0,01 mg/l recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, el proyecto solicita información al Ministerio de Salud y Desarrollo Social sobre los avances en los estudios sobre “Hidroarsenicismo y Saneamiento Básico en la República Argentina – Estudios Básicos para el establecimiento de criterios y prioridades sanitarias en cobertura y calidad de aguas”. El pedido apunta específicamente a conocer los resultados en cuanto a los impactos en la salud humana de la ingesta de agua de suministro público y agua potable de uso domiciliario con contenidos de arsénico mayores a 0,01 mg/l.

Por el mismo tema, el bloque también presentó un proyecto de resolución para solicitar al Poder Ejecutivo provincial que informe las acciones que se están llevando adelante para reemplazar o complementar las fuentes y sistemas filtración para el agua de red, en las localidades de Varvarco, Butalón Norte y Andacollo, con la finalidad de asegurar concentraciones de arsénico menores a 10 ug/l en el agua de consumo. A la vez, requiere que se informe si se realizaron evaluaciones médicas a los pobladores rurales con presunta exposición crónica a concentraciones mayores a 50 ug/l y de 10 ug/l de arsénico en agua de consumo.

Los fundamentos señalan que el Código Alimentario Argentino establece que el valor límite de arsénico que puede contener el agua para ser considerada potable es de 0,01 mg/l, en concordancia con lo que recomienda la OMS. Y mencionan para las regiones del país con suelos de alto contenido de arsénico, se estableció un plazo de hasta 5 años para adecuarse al valor límite determinado por la OMS, plazo que se prorrogó por otros 5 años en 2012 hasta contar con los resultados de un estudio elaborado por la Subsecretaría de Recursos Hídricos del Ministerio de Planificación Federal. Actualmente, el plazo está vencido y no se produjeron publicaciones con los resultados del estudio, como así tampoco adecuaciones en los máximos permitidos. Remarcan que en Neuquén se está utilizando como parámetro un máximo de 0,05 mg/l.

A la vez, indican que el ministerio de Salud de la provincia realizó un estudio ampliado de arsénico en aguas superficiales del norte y centro de la provincia que arrojó que el 17% de los sitios de muestreo tuvo valores por encima de 50 ug/l; el 9% presentó valores promedio de entre 10 y 50 ug/l; y el 4% restante tuvo valores inferiores a 10 ug/l. Añaden que las mayores concentraciones de arsénico se encontraron en los cursos de agua de origen termal efluentes desde el volcán Domuyo.

Las conclusiones del estudio indicaron que el agua de red en las Varvarco, Butalón Norte y Andacollo presenta concentraciones de arsénico con riesgo moderado a bajo para la salud de las poblaciones, pero en valores por encima de lo que podría considerarse como “agua segura”, tomando los parámetros de la OMS. También afirmaron que los sistemas de filtración actuales disminuyen significativamente las concentraciones de arsénico pero serían insuficientes para lograr valores inferiores a 10 ug/l. Loa autores advierten sobre problemas de salud producidos por la exposición prolongada a cualquier concentración de arsénico en agua y, en ese marco, sostienen que la intención del proyecto es contribuir a resguardar la salud de la población.

Los proyectos –Nº 12.348 y 12.349- ingresaron por mesa de entradas el pasado 29 de noviembre con las firmas de los diputados Jesús Escobar y Santiago Nogueira.

FUENTE: Sitio Oficial de la Legislatura de la Provincia del Neuquén.

A %d blogueros les gusta esto: