Para el Diputado Asseff hay supuestos opositores que saludan con beneplácito el autoritarismo del gobierno

En el marco del Modulo “Realidad politica y gobierno” en el curso de formación política del partido UNIR, el Diputado Alberto Assef disertó sobre si otra política es posible.

El Diputado Asseff dio una clase magistral para 90 alumnos a lo largo de hora y media donde tocó todos los temas de la agenda política; además reflexionó sobre lo que es un buen gobierno y la necesidad de tener un plan maestro a largo plazo para encarrilar al país en el plano del desarrollo humano y económico.

El Diputado Alberto Asseff comenzó su exposición diferenciando lo que es la buena política de la mala política. Asseff explicó que hoy existe “una enorme incertidumbre sobre el destino de nuestro país”. Producto de la falta de confianza con respecto a la Argentina. Dicha falta de confianza, que es un valor intangible pero fundamental viene dado por la incapacidad de quienes gobiernan por darnos un programa, un plan maestro a desarrollar en el mediano y largo plazo.

El legislador explicó que “El prestigio le da un valor de intercambio. Nosotros eso lo hemos perdido y debemos recuperarlo.” Para ello se necesita inversión de los argentinos. Porque la inversión extranjera sólo vendrá si primero ven que los propios argentinos hacemos con nuestro dinero.

Como ejemplo de incertidumbre graficó “hoy no hay otro camino que emitir moneda y dar beneficios a algunos sectores, pero eso sólo resuelve la coyuntura de los próximos 3 meses pero no a 20, 30 o 50 años”. Y agregó que para resolver los problemas de fondo se necesita “un elenco de pensamiento que trasvase ideas al Ejecutivo, a la vez que este debe escuchar.

“La buena política es ir más allá de los problemas del día. Por eso es necesario un elenco de pensamiento”. Graficó el Diputado y completó diciendo que “a su vez el político debe tener iniciativa, y capacidad de escuchar para tomar ideas nuevas”.

Asseff fue optimista y dijo que “se puede hacer buena política sin caer en el odioso populismo que es el engaño de decirle al pueblo que le doy algo y en realidad le estoy dando veneno”. “Los bonos, los ingresos universales es sólo emisión y no expansión productiva. Eso termina en inflación y depreciación de la moneda, porque la misma moneda que hoy se recibe mañana no vale nada”. Y terminó diciendo que “Nadie dice que el dilema es inflación o morir de habré, lo que decimos es que la inflación es el hambre y que necesitamos una política de expansión productiva.
En otro trama de la clase el legislador explicó que un dirigente debe conocer la historia política e institucional de nuestro país y poder reconocer cuales son nuestros intereses permanente para dictar políticas de estado a largo plazo. Para Asseff la defensa de los recursos naturales, el idioma y la educación son fundamentales.

Por último atacó el malentendido que existe entre gasto inútil del estado y gasto poítico. Asseff explicó que se necesita eliminar el exceso de burocracia y empleo público y generar empleo privado. Y aclaró que “el gasto público no va a la politica, sino a burócratas de altos cargos que son ineficientes y generan gasto”. Lo que ejemplificó diciendo que hoy “hay hasta un 40 % de sobreprecio en cada compra estatal. Además el kirchnerismo duplicó el empleo publico y desalentó el trabajo privado, que es el que genera inversión”.

Por último el presidente del Partido Unir criticó el autoritarismo del gobierno y atacó el “beneplácito con el que es saludado por presuntos opositores”. Dijo que se han venido perdiendo garantías individuales con la excusa de la pandemia y que “concentrar el poder no mejora la respuesta a la crisis económica y sanitaria”. Aclarando que “la suma del poder público en mano del ejecutivo es muy peligroso”.
Terminó diciendo que “el gobierno se ha enamorado de la cuarentena”, pero hoy “necesitamos más respiradores para las pymes que para las personas”.