La muerte de De la Sota y el tablero político

La trágica e inesperada muerte del dirigente José Manuel de la Sota puso en alerta al Partido Justicialista, al kirchnerismo y a Cambiemos. El ex gobernador cordobés, muerto en un accidente de tránsito, era el hombre encargado de lograr un acercamiento entre una parte del PJ provincial, más cercana a Sergio Massa, con quien mantenía negociaciones desde hace muchos meses, y el kirchnerismo.

Si bien estaba distanciado políticamente del actual mandatario cordobés, Juan Schiaretti, pese a que mantenían una estrecha relación de amistad, De la Sota le reprochaba su acercamiento a Mauricio Macri. El "Gallego" intentaba ser el puente entre Máximo Kirchner, varios de los intendentes K del conurbano y algunos de los referentes del PJ cordobés.

Este intento de alianza se rompió y ahora todos esperan expectantes para saber cuál será la actitud de Schiaretti con Unidad Ciudadana liderada por la actual senadora Cristina Fernández, quien debe afrontar varias causas judiciales en su contra.

De la Sota buscaba un gobierno de transición para 2019, con el sueño de ser él mismo candidato, con un gran acuerdo de las fuerzas peronistas y el kirchnerismo para luego decantar las cosas y rearmar un gran partido nacional que pudiera competir con Cambiemos a nivel nacional.

Mientras tanto, el pacto con los gobernadores parece -por el momento- no gozar de una buena proyección: los peronistas jugados al kirchnerismo como José Luis Gioja insisten en no aprobar el Presupuesto y en poner todos los palos posibles. En general los K quieren romper el principio de acuerdo porque entienden que este documento le garantizaría a Macri la caja necesaria para manejar un año electoral que, todo parece indicar, será muy duro.

A %d blogueros les gusta esto: