Senado tratará el miércoles Ley de Presupuesto y superpoderes

El Presupuesto forma parte de un acuerdo amplio firmado con los gobernadores del Frente para la Victoria a principio de año que incluía el pago a los holdouts, la cancelación de deudas por coparticipación, el blanqueo de capitales y la resolución de las deudas previsionales.

En tanto, la disminución de los Superpoderes, también enviada al Congreso por el Gobierno nacional, recibió el visto bueno de un sector del Frente para la Victoria que también la apoyará.

De ese modo, el Poder Ejecutivo obtendrá ambas leyes el día en que finaliza el período ordinario de sesiones.

>>>Lo más importante de la Ley de Presupuesto 2017

El proyecto enviado por el gobierno de Mauricio Macri, ya aprobado por Diputados, contempla un gasto total superior a los $ 2 billones de los cuales el 64% se destinarán a servicios sociales y a un ambicioso programa de obras públicas y el 10% a la deuda pública.

Entre otros aspectos, la iniciativa contempla un crecimiento del 3,5% del PBI; una inflación del 17%; un dólar a $ 18 pesos y un déficit fiscal del 4,2%.

Se estima una deuda pública de 247.632,1 millones de pesos, lo que implica un 32,4% de aumento y un 10,5% del gasto público.

El gasto total está contemplado en 2.363,619,9 millones de pesos, lo que equivale a un aumento del 22,1%.

Asimismo, se incluyó un refuerzo de $ 5.000 millones de pesos para el Fondo Sojero que se distribuirá el 70% entre las provincias y el 30% restante, entre municipios.

Se sumaron $ 1.000 millones más a las Universidades Públicas, cuyo presupuesto original era de $ 75.000 millones.

Además, el área de Ciencia y Técnica tendrá $ 1.290 millones adicionales.

El texto que debatirá el Senado fijó un tope de 7,5% del monto general de gastos previstos en el proyecto de Presupuesto 2017 para que el Poder Ejecutivo redistribuya partidas. A partir de 2018, ese límite bajará al 5% del Presupuesto. Esta iniciativa permitirá al Congreso recuperar facultades que había perdido hace una década en materia de distribución presupuestaria, cuando el kirchnerismo impulsó la reforma de la ley de Administración Financiera.